Como elegir las zapatillas deportivas

Un buen calzado deportivo es necesario que garantice el soporte y la absorción del impacto. Tambien deberia de tener una buena estabilidad y buen control de movimientos anormales del pie como la pronación excesiva.

Un corredor se apoya en cada uno de sus pies sobre 500 a 1200 veces por cada kilómetro recorrido.
Este impacto repetitivo produce lesiones microscópicas y  algunos desgarros que si se acomulan de forma repetitiva puede convertirse en una verdadera lesion. Estas lesiones se producen con mucha más facilidad si la personas  tiene problemas de apoyo de sus pies o usan un calzado inapropiado.

 

Las primeras zapatillas deportivas se crearon en 1920, por los alemanes Adolf “Adi” Dassler y suhermano Rudolf. El nombre que les pusieron fue Adidas. En 1948 los hermanos se separaron e iniciaron su camino solitario. Rudolf creó la marca Puma y Adolf se quedó con Adidas.

El pie a través de su forma distribuye las cargas y el peso de nuestro cuerpo de forma uniforme. Estando de pie todo nuestro peso está repartido entre ambos pies. Al caminar, cada uno de nuestros pies recibe 1,1 veces todo nuestro peso corporal, en cambio al correr la presión se incrementa a 2,5 veces nuestro peso y al saltar el valor se eleva hasta 6 veces nuestro peso.

 

Una buena zapatilla de deporte limita al pie para todos estos cambios. Cada deporte provoca una diferente distribución de fuerzas dependiendo de la intesidad de entrenamiento por lo que las presiones en el pie son variables y por esto existe un tipo de calzado deportivo especifico para cada actividad.

 

En los catálogos de calzado deportivo se muestran tres tipos de pie según la pisada y huella : un pie normal, un pie pronador y un pie supinador. Dependiendo del  tipos de huella se recomienda el tipo de modelo que debe usarse.

 

La estabilidad y la absorción del impacto.

Los fabricantes de calzado deportivo para atletismo se preocupaban siempre por la absorción del impacto y cada vez le ponen materiales más suaves y que absorban el impacto a la suela y al tacón del zapato.

Para los pies rígidos se diseñan zapatos suaves que permitan la pronación normal, muy acolchados para la absorción del impacto y de horma curva.

Los zapatos muy livianos como los que se usan para correr velocidad no dan ningún tipo de soporte al pie. Los materiales suaves dan buena absorción del impacto pero ninguna estabilidad.

Una zapatilla deportiva con poca altura en el tacón también causa tendinitis de Aquiles y lesión de los músculos gemelos.

Un zapato mal ajustado y flojo produce ampollas en las zonas de roce o fricción.

 

Puntos importantes para comprar unas zapatillas deportivas.

• Si nuestros pies son muy flexibles, son planos o cavos debemos usar modelos de buena estabilidad y de horma recta.

• Si nuestros pies son poco flexibles, los modelos deben ser acolchados y de horma curva.

• Algunos pies con problema de apoyo, sean muy flexibles o muy rígidos, pueden requerir un soporte adicional. Tambien se les recomieda el uso de plantillas ortopédicas.

• Todos tenemos pies diferentes. Hay que probarse varios modelos para elegir el más adecuado a nuestro pie teniendo en cuenta la forma, el tamaño del pie y la actividad física.

• Es recomendable probárselos por la tarde cuando el pie está algo hinchado por la actividad del día. El zapato que queda perfecto en la mañana lo sentiras pequeño al final del día.

• Comprar un número más grande, de manera que entre el dedo más largo y la punta de la zapatilla deportiva deben quedar libres un centimetro y medio.

• El talón debe quedar ajustado.

• El ancho debe ser suficiente para que los dedos se sientan cómodos y el pie se pueda mover libremente.

• Cuando no se tiene la seguridad de que el calzado es de la talla adecuada, hay que probarse otros de las mismas características pero de diferentes fabricantes.

• Es bueno caminar dentro de la tienda hasta que estes seguro de que el calzado le queda bien.

 

Cuando cambiar las zapatilla de deporte.

No hay que esperar a verl la suela desgastada o estar deformados para cambiarlos. Normalmente lo primero que se desgasta es la capa de la entresuela suave que absorbe el impacto, por lo que se sienten más las irregularidades del terreno o las piedras cuando se corre. Un buen consejo es probarse un modelo igual, nuevo y sentir la diferencia.

Por kilometraje se considera que se deben cambiar después de los 400 a 600 km., según el peso de la persona y del tipo de apoyo.