Las dietas disociadas

Las dietas disociadas se basan en la distribución de los carbohidratos, proteínas y grasas, en diferentes grupos y momentos del día para lograr la pérdida de peso.

Una de las dietas que cada día adquieremás “adeptos” es la conocida como dieta disociada. Este tipo de dietas se basa en la posibilidad de ingerir más de un tipo de macronutrientes (carbohidratos,proteína o grasa) en cada comida.

Los que la promueven se basan en la idea de que lo que contribuye al aumento de peso no son las calorías o la energía de los alimentos en sí, sino el consumo de determinadas combinaciones de los mismos.

El supuesto principio es que las proteínas potencian liberaciones de hormonas como la insulina –que favorece la mayor acumulación de grasa–, cuando se consumen combinadas con carbohidratos. Sin embargo, esta teoría fue lanzada por sus promotores sin ninguna base científica que la respaldara. Se sabe desde hace ya muchos años que los patrones de oxidación de nutrientes son idénticos cuando se consumen cargas separadas de glucosa y grasa a cuando se consumen mezclas de varios nutrientes.

 

PORQUE SE PIERDE PESO

Cuando las personas siguen este régimen con todas las pautas, el consumo de calorías llega a disminuirse a aproximadamente 1000 kcal o menos por día, única razón por la cual se logra la perdida rápida de peso.

 

Un estudio publicado en el año 2000, en la revista científica International Journalof Obesity, examinó de forma detallada si existía una ventaja en la dieta disociada respecto a una dieta normal y balanceada, con exactamente las mismas calorías.

En el estudio participaron 54 adultos obesos (IMC≥ 30 kg/m2), que hicieron una de las dietas por seis semanas. Ambas dietas eran idénticas en calorías totales y composición de macronutrientes (porcentaje de proteínas, grasas y carbohidratos). La única diferencia es que los que se sometieron a la dieta disociada, seguían las recomendaciones de la distribución de nutrientes.

Un día de dieta disociada consistía en distribuir en la mañana el consumo de carbohidratos y frutas, proteínas al almuerzo y carbohidratos en la noche. Además de las dietas, a ambos grupos se les diseñó un programa de ejercicio de dos horas diarias, también recibieron educación nutricional y terapia conductual cognitiva para facilitar la adopción de las dietas.

Al final de las seis semanas no hubo diferencia en la pérdida de peso entre ambos grupos. Es mas, el grupode dieta balanceada mostró cierta tendencia a perder un poco más de peso en relación al de dieta disociada. Esto demuestra que la práctica de separar los nutrientes no es algo que ayude más al control de peso o que tenga un efecto a nivel de metabolismo.

Simplemente la pérdida de peso ocurre porque la persona consume menos calorías.